Talento individual VS Trabajo en equipo

Talento individual VS Trabajo en equipo

En las últimas sesiones de formación impartidas por Ixem, estamos trabajando más a fondo el trabajo en equipo. Todos sabemos de la importancia de saber trabajar en equipo, pero creo que en pocas ocasiones explotamos todas las herramientas de las que disponemos. Y precisamente por eso, muchas veces fallamos y no conseguimos sacar adelante ciertos proyectos.

Ayer, durante la última sesión de formación, estuvimos viendo un reportaje sobre uno de los mejores deportistas de la historia: Michael Jordan.

Michael Jordan

Si os digo la verdad, nunca me he considerado un fanático del baloncesto, y menos aún de algún jugador en concreto. Siempre había escuchado a gente entendida decir que Jordan marcó un antes y un después en el baloncesto y en el deporte en general. Pues bien, ayer comprendí por qué este tipo provocó tanto aprecio y admiración en sus compañeros y rivales.

Su comienzo como jugador en los Chicago Bulls fue espectacular, pero en las primeras temporadas su equipo no se hizo con el ansiado anillo. La frustración de Michael era inmesurable. Hacía todo lo posible y a veces hasta lo imposible para llevar al equipo a lo más alto, pero no acababan de cuajar. Fue tras cuatro temporadas cuando Jordan se percató del fallo que había estado cometiendo hasta ahora: jugaba él sólo. Sus compañeros no pintaban gran cosa en la cancha. Air Jordan se propuso hacerles jugar más a sus compañeros. Consiguió sacar lo mejor de cada uno de ellos y exprimir sus fortalezas al máximo. Se dio cuenta de que si sus compañeros mejoraban, él también mejoraría y ganarían títulos (que era lo que le hacía falta a Jordan para consagrarse). Éste fue el gran cambió que empujó a los Bulls hacia el éxito.

De esta manera consiguieron ganar tres anillos consecutivos. Tras estos años de bonanza, decidió retirarse, alegando que ya no disfrutaba jugando al baloncesto. Se calzó las botas y probó suerte en el béisbol (dónde no llegó a destacar demasiado).

Con las palabras “I’m back” volvió a ilusionar a todo el mundo. Sin embargo, en la temporada 1994-1995, en la que volvía a disputar el anillo con los Bulls, no se hicieron con el campeonato. Pero esto no hizo más que motivar a Jordan para arrasar la siguiente temporada. De hecho fueron tres temporadas más en las que ganaron el anillo.

En total ganó 6 anillos de la NBA, 6 veces MVP de las finales, 14 veces All Star, y muchas otras gestas y títulos. No obstante, desde mi punto de vista, su mayor éxito fue darse cuenta de que él sólo no podía convertirse en el mejor jugador de la historia del baloncesto.

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos” Michael Jordan.

No Comments

Leave a Comment

line