Razones para creer… en el mentor

Razones para creer… en el mentor

En la vida, uno debe tener unos modelos a seguir y gente de la que aprender. Todos sacamos el máximo provecho a nuestros padres para aprender lo máximo posible y exprimir de ellos hasta la última gota de sabiduría y experiencia.

Sin embargo, un deportista debe tener a alguien que complemente toda esa educación con una formación extra. Y ese esa es la función de Pirri, mi mentor desde hace ya dos años.

Seguro que más de uno se estará preguntando qué es eso del mentor. Y que mejor que un ejemplo para clarificar este concepto: Toni Nadal. El tío de Rafa Nadal es su mentor. No sólo se encarga de entrenarle, sino que además le aconseja y le forma tanto en lo deportivo como en lo personal. Y esta es la función de mi mentor: acompañarme y aconsejarme durante mi carrera deportiva. 

Es una tarea muy compleja, ya que no se trata de darme lecciones. De eso ya se encargan en la universidad. Pirri me da su visón de cada dimensión que debo trabajar y me explica cómo ha hecho él a lo largo de su carrera deportiva para mejorar en esos aspectos. En ningún momento me dice qué debo hacer. Soy yo el que toma las decisiones y el que se equivoca. Es su obligación como mentor dejar que me equivoque para aprender, ya que se aprende más errando uno mismo, que si alguien te dice que no hagas algo por ciertos motivos.

Desde mi punto de vista, tener un mentor es lo mejor que le puede pasar a un deportista con su carrera por delante. Se avanza a pasos agigantados y se comparten muchos momentos inolvidables. Se comparten alegrías y decepciones, victorias, derrotas y cabreos. Se crea un lazo de confianza y amistad no comparable a otras relaciones.

Yo tengo la enorme suerte de que mi mentor sea Pirri; primer medallista olímpico en la historia de la esgrima española. Además de tener muchísima experiencia, sigue en activo. Eso le permite ponerse en mi situación en cada momento y poder aconsejarme de la mejor manera posible. Y está claro que él también saca provecho de esta relación. Yo le proporciono juventud, ilusión, y conocimientos en otros aspectos. Pongo la mano en el fuego a que a Pirri le enorgullece ayudarme a conseguir mis objetivos, aportándome su confianza, compromiso y experiencia.

Aunque no todo son momentos estupendos y de felicidad continua… Que va. Es él quién me abronca cuando no cumplo con mis propósitos u objetivos, y quien me mete alguna que otra paliza entrenando para que me esfuerce aún más. Sin lugar a dudas, todo ello lo hace conscientemente para que yo pueda sacar provecho de esas situaciones.

Ojalá todos los deportistas en España tuvieran la oportunidad de tener un mentor. Pirri ya está pillado, así que buscaros a otro que os acompañe en el camino a vuestra meta. Él y yo ya hemos empezado ese camino hacia mi objetivo: Juegos Olímpicos 2016 en Rio de Janeiro.

Yo que vosotros me buscaba un mentor ya mismo. Aconsejable 100%.

@EliasCasado27

No Comments

Leave a Comment

line