Nuevo fisio del CAU Metropolitano

Nuevo fisio del CAU Metropolitano

Desde ayer mismo, mi amigo y compañero de universidad Juanma y yo, vamos a ser los fisioterapeutas del club de rubgy “CAU Metropolitano”.

Para mí es un placer y un honor poder formar parte de este equipo histórico (ganador de Ligas y Copas de S.M. el Rey en varias ocasiones), además de una oportunidad magnífica para seguir formándome y aprendiendo.

Me dieron a conocer el interés del equipo hace un mes, y finalmente ayer comencé a trabajar con ellos. Es el primer equipo con el que trabajo, y para mí supone una motivación extra. Lo más probable es que me sienta algo nervioso al principio, pero eso no es un impedimento para mí.

El pasado sábado jugaban el segundo partido de liga en su campo, situado en el barrio de Orcasitas. El CAU Metropolitano milita en la División de Honor B nacional (lo que equivaldría a la 2ª división en fútbol), y actualmente está 3º de grupo tras los dos primeros partidos. Me invitaron a asistir al partido para conocer a los jugadores, equipo técnico y las instalaciones. Antes del partido tuve la suerte de ver su calentamiento. Y vaya calentamiento… No era tan sólo un calentamiento físico, si no también psicológico. Los veintiún jugadores convocados se animaban el uno al otro. Ver a todos esos jugadores enormes dejándose la vida en el calentamiento ya me pareció la leche.

Diez minutos antes del partido, el presidente me propuso entrar al vestuario para ver el ambiente que se respiraba segundos antes del enfrentamiento contra Arquitectura, uno de los rivales directos. Los jugadores hicieron un corro en el centro del vestuario, se agarraron los unos a los otros, y cada uno aportaba frases motivadoras para activar a todos los compañeros. En ese momento se me pusieron los pelos de punta. No es de extrañar que viviera el partido con muchísimos nervios. Yo gritaba y animaba como uno más. Al descanso, volví a entrar al vestuario, y ya traté a dos jugadores de la plantilla (aunque fue muy rápido, ya que tan sólo tenía cinco minutos antes de que saltaran de nuevo al terreno de juego).

Tras un inicio algo apurado, el CAU Metropolitano se hizo con la victoria en su feudo, por un resultado de 33-23. Los jugadores se habían dejado la piel en cada jugada y se hizo justicia.

La temporada es larga, y espero poder mejorar el rendimiento del equipo aportando todos mis conocimientos, ganas y motivación. Estoy seguro de que aprenderé un montón de cosas acerca del rugby que más adelante podré aplicar a la esgrima, así como de fisioterapia, evidentemente.

¡Feliz semana a todos y a seguir formándose!

No Comments

Leave a Comment

line