La fuerza sobrenatural me ha vuelto a invadir

La fuerza sobrenatural me ha vuelto a invadir

Son las 2:20 A.M. y me he tenido que levantar de la cama para escribir este post.

Hace ciento noventa y seis días que no escribo en mi blog por distintas excusas: demasiado lío en la uni, entrenamientos, campeonatos, y muchas más.

Y en este mismo instante una fuerza sobrenatural me ha levantado de la cama para escribir este post.

Lo cierto es que esta fuerza ha surgido a raíz de una conversación con una persona, en la que trataba de motivarla y de animarla a hacer que las cosas pasen. En estos últimos años he tenido la suerte de tener cerca de mí a muchos cracks que hacían que las cosas sucedieran constantemente, como mis padres, mentores (Pirri, Ángel Sanz), formadores (Elo, Salvador, Javi y Pau) u otras personas como Carmen Murcia.

De todos ellos he aprendido que el mejor momento para hacer que las cosas pasen, o en mi caso vuelvan a pasar, es ahora mismo. No puedes esperar a mañana, ni a la semana que viene. Porque sabes tan bien como yo que entonces no lo harás. Y eso ha sido lo que me ha pasado con mi blog en estos ciento noventa y seis días exactos (que no son casi nada). He ido dejándolo, inconscientemente, hasta el punto de no plantearme escribir más post. Pero esto no puede seguir así… tengo ganas de compartir mis experiencias, de contar lo que he aprendido y, ojalá, de servir como elemento inspirador para algunas personas.

Yesterday You Said Tomorrow

A todos nos ha pasado lo que me ha sucedido a mí con mi blog. ¿Acaso no os habéis propuesto ir a correr o ir al gimnasio para manteneros en forma? Probablemente más de uno… me juego la mano derecha (soy diestro, ojo) a que más de uno acabó tirado en el sofá viendo el peliculón del domingo por la tarde.

Es en ese preciso instante, en el que estamos tirados en el sofá, con las palomitas en la boca y disfrutando de una tranquila tarde de domingo, en el que tenemos que levantarnos y salir a correr como si lo fueran a prohibir. Ese preciso instante en el que se te pasa por la cabeza el hecho de ir mañana a correr. No seas tonto, por Dios. ¡No pierdas el tiempo y sal a correr! Porque después de una hora corriendo y sudando como un pollo, notarás que te invade una sensación de satisfacción plena y total. Estoy completamente seguro de que todos sabéis de lo que os estoy hablando. Esa sensación de saber que aunque te costaba horrores, lo has hecho. Porque eres un crack que consigue todo lo que se propone. Así sin más. Así de fácil.

Y el hecho de haber llevado a cabo esa acción que te daba tanta pereza, implica un aumento de tu autoconfianza, de tu autosatisfacción, y de tus huevos (con perdón).

La pregunta del millón es la siguiente: ¿por qué nos cuesta tantísimo hacer eso que nos da tanta pereza, si en otras ocasiones ya hemos sentido esa satisfacción plena y total cuando vencemos la pereza? Pues yo no lo sé. Supongo que será porque en la vida tiene que haber gente que cambia el mundo, y desgraciadamente, gente que prefiere ver el peliculón antes que cambiar el mundo.

¿Tú eres de los que quieren cambiar el mundo? Yo sí. Y he vuelto a empezar el cambio escribiendo este post, levantándome de la cama a las 2:20 A.M., ciento noventa y seis días después.

Esto es un grupo de espartanos. Ese tipo de personas que quiere cambiar el mundo a través del deporte.

PD: Este post lo escribí realmente ayer a las 2:20 A.M. Os doy mi palabra de que me daba más pereza que a cualquiera de vosotros… y ahora mismo estoy experimentado esa sensación de nuevo.

Go!!!!!

No Comments

Leave a Comment

line